sábado, 24 de junio de 2017

FIESTA DE CORPUS CHRISTI 2017.

 

 
La Solemnidad de Él Cuerpo y la Sangre de Cristo que celebramos el pasado Jueves 15 de junio, dando inicio con la Procesión del Santísimo por las calles y andadores de las colonias Los Pinos y San Juanico, deteniéndose en varias estaciones para adorar a Nuestro Señor Sacramentado con cantos y oraciones que propician y aumentan nuestra fe. La comunidad de los Pinos es la que esta encomendada bajo la protección de Él Cuerpo y la Sangre de Nuestro Señor Jesucristo, pero la celebramos a nivel parroquial. Agradecemos a todos los asistentes, su apoyo, sus muestras de fe y amor al Santísimo Sacramento. Dios les bendiga. Álbum de fotos aquí.

jueves, 22 de junio de 2017

SAGRADO CORAZÓN DE JESÚS.

PATRONO DE LA DIÓCESIS DE CELAYA
"Aprendan de mí, que soy manso y humilde de corazón".
Ciclo "A" Blanco Solemnidad

PRIMERA LECTURA  (Deut 7, 6-11)
Del libro del Deuteronomio
En aquel tiempo, habló Moisés al pueblo y le dijo: “Eres un pueblo consagrado al Señor, tu Dios; él te ha elegido a ti para que seas pueblo suyo entre todos los pueblos de la tierra. 
El Señor se ha comprometido contigo y te ha elegido, no por ser tú el más numeroso de todos los pueblos, ya que al contrario, eres el menos numeroso; más bien te ha elegido por el amor que te tiene y para cumplir el juramento hecho a tus padres. Por eso, el Señor, con mano firme, te sacó de la esclavitud y del poder del faraón, rey de Egipto. 
Reconoce, pues, que el Señor, tu Dios, es el Dios verdadero y fiel. El guarda su alianza y su misericordia hasta mil generaciones para los que lo aman y cumplen sus mandamientos; pero castiga a quienes lo odian, y los hace perecer sin demora. 
Guarda, pues, los mandamientos, preceptos y leyes que yo te mando hoy poner en práctica”. Palabra de Dios. 

SALMO RESPONSORIAL  (Salmo 102) 
R. El Señor es compasivo y misericordioso. 
Bendice al Señor, alma mía, que todo mi ser bendiga su santo nombre. Bendice al Señor, alma mía, y no te olvides de sus beneficios. R. 
El Señor perdona tus pecados y cura tus enfermedades; él rescata tu vida del sepulcro y te colma de amor y de ternura. R. 
El Señor hace justicia y le da la razón al oprimido. a Moisés le mostró su bondad y sus prodigios al pueblo de Israel. R. 
El Señor es compasivo y misericordioso. El Señor es compasivo y misericordioso, lento para enojarse y generoso para perdonar. No nos trata como merecen nuestras culpas, ni nos paga según nuestros pecados. R. 

SEGUNDA LECTURA  (1 Jn 4, 7-16) 
De la primera carta del apóstol san Juan
Queridos hijos: Amémonos los unos a los otros, porque el amor viene de Dios y todo el que ama ha nacido de Dios y conoce a Dios. El que no ama, no conoce a Dios, porque Dios es amor. El amor que Dios nos tiene, se ha manifestado en que envió al mundo a su Hijo unigénito para que vivamos por él. 
El amor consiste en esto: no en que nosotros hayamos amado a Dios, sino en que él nos amó primero y nos envió a su Hijo, como víctima de expiación por nuestros pecados. 
Si Dios nos ha amado tanto, también nosotros debemos amarnos los unos a los otros. A Dios nadie lo ha visto nunca; pero si nos amamos los unos a los otros, Dios permanece en nosotros y su amor en nosotros es perfecto. 
En esto conocemos que permanecemos en él, y él en nosotros: en que nos ha dado su Espíritu. Nosotros hemos visto y de ello damos testimonio, que el Padre envió a su Hijo como salvador del mundo. Quien confiesa que Jesús es el Hijo de Dios, permanece en Dios y Dios en él. 
Nosotros hemos conocido el amor que Dios nos tiene y hemos creído en ese amor. Dios es amor y quien permanece en el amor, permanece en Dios y Dios en él. Palabra de Dios. 

ACLAMACIÓN ANTES DEL EVANGELIO Mt 11, 29 
R. Aleluya, aleluya. 
Tomen mi yugo sobre ustedes, dice el Señor, y aprendan de mí, que soy manso y humilde de corazón. R. Aleluya, aleluya. 

EVANGELIO (Mateo 11, 25-30)
Del santo Evangelio según san Mateo
En aquel tiempo, Jesús exclamó: “¡Te doy gracias, Padre, Señor del cielo y de la tierra, porque has escondido estas cosas a los sabios y entendidos, y las has revelado a la gente sencilla! Gracias, Padre, porque así te ha parecido bien. 
El Padre ha puesto todas las cosas en mis manos. Nadie conoce al Hijo sino el Padre, y nadie conoce al Padre sino el Hijo y aquel a quien el Hijo se lo quiera revelar. 
Vengan a mí, todos los que están fatigados y agobiados por la carga, y yo les daré alivio. Tomen mi yugo sobre ustedes y aprendan de mí, que soy manso y humilde de corazón, y encontrarán descanso, porque mi yugo es suave y mi carga ligera”. Palabra del Señor. 

lunes, 19 de junio de 2017

NOVENARIO SAN PEDRO Y SAN PABLO 2017

Estimados hermanos en Cristo, les invitamos a que participen en el Novenario de preparación para la Fiesta en honor de los Santos Apóstoles San Pedro y San Pablo, Patronos de nuestra parroquia y que festejaremos el jueves 29 de junio. 
Cada día el novenario inicia a las 6 de la tarde partiendo de diferentes puntos de la Colonia San Juanico con destino a la Parroquia de San Pedro y San Pablo. 
Se inicia con la Procesión y se reza el Santo Rosario hasta llegar a la Parroquia, donde se celebrara la Santa Misa a las 7 de la tarde. 
Los días del domingo 25 hasta el martes 27 tendremos un Evento Cultural al terminar la Santa Misa. 
El miércoles 28 le invitamos a la Vigilia de Adoración de 8 a 10 de la noche.
El jueves 29 habrá eventos a lo largo del día. Y a las 7 de la tarde sera la Misa Solemne presidida por el Sr. Obispo Mons. Benjamín Castillo Plascencia.

¡LES ESPERAMOS!

domingo, 18 de junio de 2017

XI DOMINGO ORDINARIO

La cosecha es mucha y los trabajadores, pocos. 
Rueguen, por tanto, al dueño de la mies 
que envíe trabajadores a sus campos”
Ciclo "A" Verde

PRIMERA LECTURA (Éx 19, 2-6)
Del libro del Éxodo
En aquellos días, el pueblo de Israel salió de Refidim, llegó al desierto del Sinaí y acampó frente al monte. Moisés subió al monte para hablar con Dios. El Señor lo llamó desde el monte y le dijo: “Esto dirás a la casa de Jacob, esto anunciarás a los hijos de Israel: ‘Ustedes han visto cómo castigué a los egipcios y de qué manera los he levantado a ustedes sobre alas de águila y los he traído a mí. Ahora bien, si escuchan mi voz y guardan mi alianza, serán mi especial tesoro entre todos los pueblos, aunque toda la tierra es mía. Ustedes serán para mí un reino de sacerdotes y una nación consagrada’ “. Palabra de Dios. 

SALMO RESPONSORIAL (Sal 99)
R. El Señor es nuestro Dios y nosotros su pueblo.
Alabemos a Dios todos los hombres, sirvamos al Señor con alegría y con júbilo entremos en su templo. R.
Reconozcamos que el Señor es Dios, que él fue quien nos hizo y somos suyos, que somos su pueblo y su rebaño. R.
Porque el Señor es bueno, bendigámoslo, porque es eterna su misericordia y su fidelidad nunca se acaba. R.

SEGUNDA LECTURA  (Rom 5, 6-11)
De la carta del apóstol san Pablo a los romanos
Hermanos: Cuando todavía no teníamos fuerzas para salir del pecado, Cristo murió por los pecadores en el tiempo señalado. Difícilmente habrá alguien que quiera morir por un justo, aunque puede haber alguno que esté dispuesto a morir por una persona sumamente buena. Y la prueba de que Dios nos ama está en que Cristo murió por nosotros, cuando aún éramos pecadores.
Con mayor razón, ahora que ya hemos sido justificados por su sangre, seremos salvados por él del castigo final. Porque, si cuando éramos enemigos de Dios, fuimos reconciliados con él por la muerte de su Hijo, con mucho más razón, estando ya reconciliados, recibiremos la salvación participando de la vida de su Hijo. Y no sólo esto, sino que también nos gloriamos en Dios, por medio de nuestro Señor Jesucristo, por quien hemos obtenido ahora la reconciliación. Palabra de Dios.

ACLAMACIÓN ANTES DEL EVANGELIO Mc 1, 15
R. Aleluya, aleluya.
El Reino de Dios está cerca, dice el Señor; arrepiéntanse y crean en el Evangelio. R. Aleluya, aleluya.

EVANGELIO  (Mt 9, 36-10, 8)
Del santo Evangelio según san Mateo
En aquel tiempo, al ver Jesús a las multitudes, se compadecía de ellas, porque estaban extenuadas y desamparadas, como ovejas sin pastor. Entonces dijo a sus discípulos: “La cosecha es mucha y los trabajadores, pocos. Rueguen, por tanto, al dueño de la mies que envíe trabajadores a sus campos”.
Después, llamando a sus doce discípulos, les dio poder para expulsar a los espíritus impuros y curar toda clase de enfermedades y dolencias.
Estos son los nombres de los doce apóstoles: el primero de todos, Simón, llamado Pedro, y su hermano Andrés; Santiago y su hermano Juan, hijos de Zebedeo; Felipe y Bartolomé; Tomás y Mateo, el publicano; Santiago, hijo de Alfeo, y Tadeo; Simón, el cananeo, y Judas Iscariote, que fue el traidor. A estos doce los envió Jesús con estas instrucciones: “No vayan a tierra de paganos ni entren en ciudades de samaritanos. Vayan más bien en busca de las ovejas perdidas de la casa de Israel. Vayan y proclamen por el camino que ya se acerca el Reino de los cielos. Curen a los leprosos y demás enfermos; resuciten a los muertos y echen fuera a los demonios. Gratuitamente han recibido este poder; ejérzanlo, pues, gratuitamente”. Palabra del Señor.

viernes, 9 de junio de 2017

EL CUERPO Y LA SANGRE DE CRISTO.

"Yo soy el pan vivo que ha bajado del cielo;
el que coma de este pan vivirá para siempre"
Ciclo "A" Solemnidad Blanco

ORACIÓN COLECTA
Señor nuestro Jesucristo, que en este admirable sacramento nos dejaste el memorial de tu pasión, concédenos venerar de tal modo los sagrados misterios de tu Cuerpo y de tu Sangre, que experimentemos continuamente en nosotros el fruto de tu redención. Tú que vives y reinas con el Padre en la unidad del Espíritu Santo y eres Dios por los siglos de los siglos.

PRIMERA LECTURA  (Deut 8, 2-3. 14-16)
Del libro del Deuteronomio
En aquel tiempo, habló Moisés al pueblo y le dijo: “Recuerda el camino que el Señor, tu Dios, te ha hecho recorrer estos cuarenta años por el desierto, para afligirte, para ponerte a prueba y conocer si ibas a guardar sus mandamientos o no.
Él te afligió, haciéndote pasar hambre, y después te alimentó con el maná, que ni tú ni tus padres conocían, para enseñarte que no sólo de pan vive el hombre, sino también de toda palabra que sale de la boca de Dios. 
No sea que te olvides del Señor, tu Dios, que te sacó de Egipto y de la esclavitud; que te hizo recorrer aquel desierto inmenso y terrible, lleno de serpientes y alacranes; que en una tierra árida hizo brotar para ti agua de la roca más dura, y que te alimentó en el desierto con un maná que no conocían tus padres”. Palabra de Dios.

SALMO RESPONSORIAL (Sal 147)
R. Bendito sea el Señor.
Glorifica al Señor, Jerusalén, a Dios ríndele honores, Israel. El refuerza el cerrojo de tus puertas y bendice a tus hijos en tu casa. R.
El mantiene la paz en tus fronteras, con su trigo mejor sacia tu hambre. El envía a la tierra su mensaje y su palabra corre velozmente. R.
Le muestra a Jacob sus pensamientos, sus normas y designios a Israel. No ha hecho nada igual con ningún pueblo ni le ha confiado a otro sus proyectos. R.

SEGUNDA LECTURA  (1 Cor 10, 16-17)
De la primera carta del apóstol san Pablo a los corintios
Hermanos: El cáliz de la bendición con el que damos gracias, ¿no nos une a Cristo por medio de su sangre? Y el pan que partimos, ¿no nos une a Cristo por medio de su cuerpo? El pan es uno, y así nosotros, aunque somos muchos, formamos un solo cuerpo, porque todos comemos del mismo pan. Palabra de Dios.

SECUENCIA
[Puede omitirse o puede recitarse en forma abreviada, comenzando por la estrofa:* “El pan que del cielo baja”. 
Al Salvador alabemos, 
que es nuestro pastor y guía. 
Alabémoslo con himnos 
y canciones de alegría. 

Alabémoslo sin límites 
y con nuestras fuerzas todas; 
pues tan grande es el Señor, 
que nuestra alabanza es poca. 

Gustosos hoy aclamamos 
a Cristo, que es nuestro pan, 
pues él es el pan de vida, 
que nos da vida inmortal. 

Doce eran los que cenaban 
y les dio pan a los doce. 
Doce entonces lo comieron, 
y, después, todos los hombres. 

Sea plena la alabanza 
y llena de alegres cantos; 
que nuestra alma se desborde 
en todo un concierto santo. 

Hoy celebramos con gozo 
la gloriosa institución 
de este banquete divino, 
el banquete del Señor. 

Esta es la nueva Pascua, 
Pascua del único Rey, 
que termina con la alianza 
tan pesada de la ley.

Esto nuevo, siempre nuevo, 
es la luz de la verdad, 
que sustituye a lo viejo 
con reciente claridad. 

En aquella última cena 
Cristo hizo la maravilla 
de dejar a sus amigos 
el memorial de su vida. 

Enseñados por la Iglesia, 
consagramos pan y vino, 
que a los hombres nos redimen, 
y dan fuerza en el camino. 

Es un dogma del cristiano 
que el pan se convierte en carne, 
y lo que antes era vino 
queda convertido en sangre. 

Hay cosas que no entendemos, 
pues no alcanza la razón; 
mas si las vemos con fe, 
entrarán al corazón. 

Bajo símbolos diversos 
y en diferentes figuras, 
se esconden ciertas verdades 
maravillosas, profundas. 

Su sangre es nuestra bebida; 
su carne, nuestro alimento; 
pero en el pan o en el vino 
Cristo está todo completo. 

Quien lo come, no lo rompe, 
no lo parte ni divide; 
él es el todo y la parte; 
vivo está en quien lo recibe. 

Puede ser tan sólo uno 
el que se acerca al altar, 
o pueden ser multitudes: 
Cristo no se acabará. 

Lo comen buenos y malos, 
con provecho diferente; 
no es lo mismo tener vida 
que ser condenado a muerte. 

A los malos les da muerte 
y a los buenos les da vida. 
¡Qué efecto tan diferente 
tiene la misma comida! 

Si lo parten, no te apures; 
sólo parten lo exterior; 
en el mínimo fragmento 
entero late el Señor. 

Cuando parten lo exterior, 
sólo parten lo que has visto; 
no es una disminución 
de la persona de Cristo. 

*E1 pan que del cielo baja 
es comida de viajeros. 
Es un pan para los hijos. 
¡No hay que tirarlo a los perros! 

Isaac, el inocente, 
es figura de este pan, 
con el cordero de Pascua 
y el misterioso maná. 

Ten compasión de nosotros, 
buen pastor, pan verdadero. 
Apaciéntanos y cuídanos 
y condúcenos al cielo. 

Todo lo puedes y sabes, 
pastor de ovejas, divino. 
Concédenos en el cielo 
gozar la herencia contigo. Amén

ACLAMACIÓN ANTES DEL EVANGELIO Jn 6, 51
R. Aleluya, aleluya. 
Yo soy el pan vivo que ha bajado del cielo, dice el Señor; el que coma de este pan vivirá para siempre. R. Aleluya, aleluya.

EVANGELIO  (Jn 6, 51-58)
Del santo Evangelio según san Juan
En aquel tiempo, Jesús dijo a los judíos: “Yo soy el pan vivo que ha bajado del cielo; el que coma de este pan vivirá para siempre. Y el pan que yo les voy a dar es mi carne para que el mundo tenga vida”.
Entonces los judíos se pusieron a discutir entre sí: “¿Cómo puede éste darnos a comer su carne?” 
Jesús les dijo: “Yo les aseguro: Si no comen la carne del Hijo del hombre y no beben su sangre, no podrán tener vida en ustedes. El que come mi carne y bebe mi sangre, tiene vida eterna y yo lo resucitaré el último día. 
Mi carne es verdadera comida y mi sangre es verdadera bebida. El que come mi carne y bebe mi sangre, permanece en mí y yo en él. Como el Padre, que me ha enviado, posee la vida y yo vivo por él, así también el que me come vivirá por mí.
Este es el pan que ha bajado del cielo; no es como el maná que comieron sus padres, pues murieron. El que come de este pan vivirá para siempre”. Palabra del Señor.

ESCUCHE LA HOMILÍA DOMINICAL y (+)

GRUPOS Y MOVIMIENTOS ACTIVOS EN LA PARROQUIA

NOTICIAS DE (ROME REPORTS TV)

NOTICIAS DE (ACI PRENSA)

NOTICIAS DE (ZENIT) EL MUNDO VISTO DESDE ROMA.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...